La Navidad, ese momento del año en el que muchos rememoran nostálgicos la magia que nuestros padres fueron capaces de transmitirnos, y aquellas reuniones familiares que vivíamos con alegría e inocencia expectantes por la llegada de los reyes magos. Otros, por desgracia y en gran medida agravado por la crisis económica que nos está engullendo, no ven en esas fechas esa magia, más bien lo contrario, ven un motivo de tristeza por los seres queridos que faltan o quizás por la dificultad de transmitir esa magia a sus hijos debido a un presente precario y un futuro incierto.

Quizá sea bueno dejarnos llevar por la magia de la Navidad e intentar transmitírsela a los nuestros a pesar de las dificultades que nos rodean.

Y en esta linea las marcas tienen mucho que decir para intentar que pensemos en positivo y animarnos a consumir las experiencias de navidad que nos venden publicitando sus servicios y productos. Es cierto que este aumento de ventas de las compañías trae consigo un ligero aumento de la contratación y eso también es motivo de esperanza.

Las marcas ven, por tanto, una oportunidad en ese sentimiento más o menos general de querer dejar a un lado el desánimo, aunque sólo sea durante unas semanas, para incidir sobre nosotros con campañas publicitarias que nos proponen esperanza, amistad, familia, compartir esos momentos y regalar como elementos positivos que nos llevarán en muchos casos a consumir un poco más que en otras fechas.

Y eso lo consigue la Publicidad…
Prueba de ello son algunas campañas que año tras año intentan y en gran medida consiguen influirnos.
http://youtu.be/QOqCsQ5cFzY

 

Pin It on Pinterest