Poco a poco, o quizás más rápido de lo que nos podíamos imaginar, está cambiando la percepción que las empresas y marcas tienen de los medios sociales. Millones de personas a las que poder comunicar su mensaje.
La ingente cantidad de información que nos llega por todos los frentes, sumada a la que nosotros también proporcionamos, multiplica de forma exponencial el flujo de esta.
Esto se debe, por una parte a la propia necesidad del ser humano de saber y compartir y, por otra parte, a la puesta en escena, desde hace ya algunos años, de las redes sociales que nos permiten precisamente eso, comunicar.
La web/blog como centro neurálgico de la información corporativa.

La web/blog como centro neurálgico de la información corporativa.

Desde redes de índole personal como Facebook o Google+ hasta redes orientadas a los profesionales como Linkedin, pasando por aquellas que nos permiten compartir contenido multimedia como Pinterest, Flickr, Vimeo o Youtube. Redes como Twitter que permiten conocer en tiempo real lo que está pasando en el mundo o redes con las que puntuamos los sitios que visitamos como en Foursquare, sin olvidarnos de nuestro conocido “correo electrónico” y herramientas para desarrollar campañas como Mailchimp. Y por supuesto el centro neurálgico de todo este flujo de información, el blog corporativo, que es el repositorio de información de valor desde el que publicar esos mensajes de marca que serán compartidos en las distintas redes. Y en última instancia la web, donde presentar el objeto de negocio y las competencias.

Hay una máxima que dice que si no estás en las redes sociales, no existes, (evidentemente para las millones de personas que se comunican e informan a través de estas). Por tanto las empresas/marcas deben diseñar el esquema de uso de los medios que más se ajusten a sus objetivos y aportar valor a su público objetivo, buscando la fidelización del mismo y consiguiendo prescriptores de la marca (personas que defienden y promueven la marca), que en definitiva son los que más influyen en el resto de internautas, (no olvidemos que nos fiamos más de otros internautas que de las propias marcas).

Pin It on Pinterest